Publicado: 22 de Julio de 2015 a las 12:46

Al entrar en la escuela, la jornada del niño y niña se estructura en momentos significativos que nosotros denominamos rutinas. Las rutinas diarias, realizadas en el mismo orden y con la misma estructura contribuyen a ofrecer al niño un marco estable y seguro, le permiten anticipar y con ello orientarse temporalmente.

Entrada
Es el momento de encuentro con la educadora y compañeros y despedida de las familias. Buscamos que se haga en un clima agradable, recibiendo individualmente a cada uno: "que el niño/a sienta que le estamos esperando".

Asamblea
Primer momento que nos reúne como grupo. En la asamblea nos saludamos, vemos quien ha venido a clase, presentamos la actividad de ese día, contamos cuentos, cantamos canciones…

Actividad dirigida
Están relacionadas con los temas de interés que trabajamos en las aulas y las englobamos en talleres de psicomotricidad, biblioteca, plástica, inglés, música y juego.

Queremos que adquieran la costumbre de trabajar juntos, de manera planificada, que conozcan y experimenten nuevos materiales... para ello proponemos tareas que les resulten cercanas, comprensibles, significativas, funcionales y globalizadas.

Patio
Es el momento para el movimiento y la exploración, que acerca a los niños al medio natural y posibilita múltiples experiencias sensoriales, motrices, de relación.

Higiene
Rutina en la que damos prioridad a la individualidad.
Momento que programamos con sumo cuidado respetando el nivel de desarrollo de cada niño. Los niños van adquiriendo unos hábitos de higiene y progresivamente una mayor autonomía en el aseo, lavado de manos, control de esfínteres…

Alimentación
Entendemos la comida como un momento educativo más dentro de la vida en la escuela, un proceso de aprendizaje que comienza desde el nacimiento.

Por ello, además de garantizar una dieta equilibrada y variada, buscamos que vayan adquiriendo hábitos saludables y un nivel de autonomía adecuado a su edad. Todo ello en un clima tranquilo y relajado, con tiempo suficiente, un espacio cómodo y adaptado y una actitud afectuosa del educador.

Sueño y descanso
El momento de descanso es esencial en la vida del niño. Entendemos que es necesario crear hábitos de sueño, respetando los rituales propios de cada uno/a que inducen al descanso. Preparamos un espacio cómodo, en un ambiente tranquilo, que hagan de éste un momento relajado, adaptado a las necesidades de cada persona.

Despedida
Supone el reencuentro del niño con su familia, de contar cómo hemos pasado el día y todo lo que hemos hecho. Para nosotros es además, un momento privilegiado de comunicación con las familias.